sábado, 27 de octubre de 2018

Diccionario de la Paz

En la Semana del Desarme, del 24 al 31 de octubre, estamos todos invitados a despertar nuestra conciencia sobre el buen uso de la fuerza en sus distintas expresiones.
Aunque es muy posible que no poseamos ni utilicemos armas bajo ninguna circunstancia, podemos repensar, por ejemplo, el buen uso de nuestro lenguaje.
Las palabras y los gestos tienen una fuerza extraordinaria, originan una gran descarga emocional; pueden generar placer, alegría, sorpresa, y también pueden provocar un conflicto, dañar, herir e incluso matar.
Elijamos palabras que den vida, que comuniquen la verdad, que fortalezcan la buena convivencia y nos ayuden a evolucionar en familia y en comunidad.


viernes, 26 de octubre de 2018

Mástiles de Paz.

Como Embajada de Paz, nos sumamos a la iniciativa de Mil Milenios de Paz: “Mástiles de Paz”, que se está desarrollando en el marco de la celebración de la Semana del Desarme, del 24 al 31 de octubre.
Este año, la propuesta es ir reemplazando la terminal en punta de lanza de los mástiles de la Bandera de la Paz y de todas las banderas que nos unen y representan a lo largo del país, por una esfera que simbolice nuestro mundo, donde convivimos unidos en la diversidad.
Felicitamos a los colegios que ya están participando activamente con las primeras respuestas y animamos a todos a hacerlo.
A veces no tenemos armas de guerra para entregar, pero podemos pacificar la inmensa simbología que compartimos cotidianamente, desde la palabra hasta las banderas que honramos cada mañana.




miércoles, 24 de octubre de 2018

24 de octubre: Día Mundial de la Unidad

Hoy es un día para que las personas, comunidades y naciones nos dediquemos a pensar, dialogar, intercambiar experiencias, observar todo lo que tenemos en común y compartimos, lo que nos une cotidianamente como miembros de una gran familia, diversa, compleja, multifacética, y por sobre todo, humana.
Estamos convocados a transitar un nuevo paradigma cultural que nos invita a visualizar nuestro bello planeta como si lo viéramos desde el espacio, tal como es, integrado, no dividido, con los colores de la naturaleza, no de banderas o escudos, habitado por infinidad de seres vivos que pueden convivir en armonía y equilibrio.
Depende de nosotros reconocer que somos uno, y que nos necesitamos mutuamente para sobrevivir, diversos y humanos, para convivir en Paz.