martes, 5 de diciembre de 2017

Hablemos de Convivencia

Como palabra, convivencia desde su etimología reúne dos voces positivas: “con”, preposición que refiere a la presencia de dos o más individuos que se relacionan, por lo tanto su sentido es “con los otros”, y “vivencia”, del latín “vivere”, que contiene nada menos que la “vida”. Vivir con los otros.

Como muchas otras, convivencia es mucho más que una bellísima palabra; ella puede contener toda una filosofía de vida, una experiencia de vida en evolución.



Cuando asociamos la palabra paz a la palabra convivencia, posiblemente estamos en el camino de un destino superior, en el que cada acción, desde la infancia, va sumándose a otras que, a lo largo de los años se transformarán en conductas positivas y pacíficas vividas con conciencia plena de nuestra condición humana.

Nacemos dentro de otro ser y somos materia de convivencia hasta el último día. Por eso la convivencia en paz adquiere el sentido profundo de la armonía de ese conjunto que se extiende y relaciona desde el inicio de los tiempos y seguirá cumpliendo su designio del bien común, del bien de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario