lunes, 20 de noviembre de 2017

Hoy 20 de noviembre, celebramos los Derechos del Niño.

Los Derechos de los Niños están en la Constitución Argentina, en muchos y valiosos textos jurídicos y literarios, en revistas especializadas en educación, en revistas infantiles, en Internet, en el cine, en dibujos animados, etc.
Nos falta aún afianzarlos en la conciencia de la sociedad, hacerlos conducta, asimilarlos a la vida. Porque para cumplir los Derechos de los Niños y las Niñas, hay que hacerlos vida.
Dice Christopher Clouder, Presidente de la Federación de Escuelas Waldorf: "Hay mucho tiempo para ser adulto y muy poco para ser niño", al tiempo que promueve el “derecho a la calma”, y una base emocional sólida en la educación, que respete y apoye el desarrollo fisiológico, psíquico y espiritual de los niños.
Decimos nosotros, que el pilar que sostiene todos los derechos que hoy evocamos, es el Derecho a la Paz.
Ser sujetos de derechos es también aprender desde chicos a pensar en nosotros y en los demás, es aprender a resolver los conflictos pacíficamente desde la infancia, aprender a convivir en armonía.
Seguimos confiando en que, en un futuro no muy lejano, el Derecho a la Paz sea comprendido e incorporado al pensamiento y a la educación de las personas desde la infancia, como una instancia superior que involucra a todas las demás, al derecho a la vida, a la evolución, al bien de todos. Que el derecho a la vida, la familia, la salud, la alimentación, la protección del estado, de la sociedad, son posibles cuando se vive en paz.
En esto consiste conocer, respetar y cumplir los Derechos del Niño, comprender que ser niño “es un derecho”, que su protección y cuidado es nuestra absoluta responsabilidad. De nosotros depende su infancia de hoy y su futuro, preparados para dar vida y continuar la maravilla de la existencia humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario