jueves, 12 de mayo de 2016

“La palabrota que ensucia la lengua termina por ensuciar el espíritu". Es tiempo de sanar la palabra y el espíritu, como decimos en el Diccionario de la Paz, y para ello trabajamos, para tratarnos mejor, para convivir mejor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario